10/5/12

ACEITE DE LAVANDA



LAVANDA  – LAVANDULA ANGUSTIFOLIA


Es el más versátil de todos los aceites esenciales. La lavanda tiene un

aroma dulce, floral, y a hierba que calma y relaja. Usado a menudo para

la relajación, el aceite de lavanda ofrece propiedades que aportan

equilibro, aumentan la energía y la resistencia. Se le tiene en gran

consideración para el cuidado de la piel y la belleza y a menudo se utiliza

para limpiar pequeñas heridas, hematomas o irritaciones de la piel.

El científico francés René Gatefosse fue el primero en descubrir estas

propiedades cuando se quemó gravemente las manos en una explosión

de laboratorio. Hoy la lavanda es uno de los pocos aceites esenciales que

todavía se usa en la farmacopea británica. Se han evaluado clínicamente

sus efectos relajantes. Puede usarse para limpiar cortes, hematomas e

irritaciones de la piel. Es ideal para el cuidado de la piel ya que previene

el exceso de sebo, un aceite de la piel del que se alimentan las bacterias.

Esta planta se planta y se destila en las granjas de Young Living.

Su fragancia calma, relaja y equilibra tanto física como emocionalmente.

La lavanda relaja y arraiga. Investigadores de la Universidad de Miami

descubrieron que inhalar lavanda aumentaba las ondas beta en el

cerebro, induciendo una mayor relajación. También reduce la depresión

y mejora la realización cognitiva. Un estudio del año 2001 de la

Universidad de Osaka Kyoiku descubrió que la lavanda reducía el estrés

mental y aumentaba la alerta.

Aplicación

•    Usar en difusión, inhalar directamente o aplicar de 2 a 4 gotas en los     chakras o puntos VitaFlex.



Como la lavanda tiene un amplio uso, si no estamos segur@s de qué aceite aplicar, podemos usar lavanda. Es seguro usarlo en niños pequeños. Añadir a la comida o a la leche de soja o de arroz como suplemento dietético.



•    Masajear la nuca o las plantas de los piel para conseguir un efecto calmante.

•    Echar una gota en la palma de la mano, frotarla y pasarla por la almohada para ayudar con el sueño.

•    Para calmar una quemadura menor aplicar 2 ó 3 gotas en la zona afectada.

•    Frotar varias gotas en la zona afectada del cráneo para ayudar a calmar    irritaciones menores.

•    Vaporizar para minimizar las reacciones al polen y los ácaros del polvo.

•    Aplicar 2 ó 3 gotas para aliviar el picor y calmar la piel.



ADEMÁS PUEDE USARSE:


1. Frótala en los pies para obtener un efecto calmante en el cuerpo.

2. Echa una gota en la palma de la mano y extiéndelo suavemente por la

almohada para que te ayude a dormir.

3. Pon una gota en una picadura para que deje de picar y se reduzca la

inflamación.

4. Pon 2 ó 3 gotas en una quemadura menor para que deje de doler. El

aceite que no es terapéutico lo cortan con químicos y hará que la

quemadura sea más profunda, no la curará. Asegúrate de tener aceites

esenciales de grado terapéutico.

5. Echa una gota en un corte para que deje de sangrar, limpiar la herida

y matar las bacterias.

6. Mezcla varias gotas de lavanda con un aceite vegetal (aceite de oliva) y

úsalo sobre el eccema y la dermatitis.

7. Para aliviar los síntomas de mareo en el coche, coloca una gota al

final de la lengua, alrededor del ombligo o detrás de las orejas.

8. Para parar una hemorragia nasal, pon una gota de aceite de lavanda

en un pañuelo y enróllalo en una piedra de hielo. Colócalo debajo

del medio del labio superior contra la base de la nariz y mantenlo ahí

mientras te resulte cómodo o hasta que pare la hemorragia (ten

cuidado de que no se te congele la encía o el labio).

9. Echa una gota sobre el puente de la nariz para desbloquear los

conductos de las lágrimas.

10. Échalo en la piel seca o agrietada.

11. Úsalo en los labios agrietados o quemados por el sol.

12. Masajea sobre la herida o alrededor de ella para ayudar a minimizar la

formación de tejido cicatricial.

13. Usa de 2 a 4 gotas como desodorante.

14. Usa varias gotas para eliminar la caspa.

15. Pon una gota en las palmas e inhala profundamente para aliviar la fiebre del heno (o alergias al polen).

16. Úsalo para perfumar armarios y librarte de la polillas echando una

gota en un algodón y colocándolo en el cajón, la cómoda o el

armario.

17. Echa una gota en tu fuente de agua para perfumar el aire, matar las

bacterias y prolongar el tiempo entre las limpiezas.

18. Pon unas gotas en un trapo húmedo y colócalo en la secadora para

perfumar la ropa, desodorizar y refrescar la colada.

19. Pon una gota en un herpes labial.

20. Vaporízalo para aliviar los síntomas de alergia.

21. Echa un poco con un spray (unas gotas mezcladas con agua destilada)

en las quemaduras del sol para aliviar el dolor.

22. Aplicar 2-3 gotas sobre una erupción para que deje de picar y la piel

sane.
Publicar un comentario en la entrada